Recuperar contraseña

 

 



 
Nueva contraseña

 

 

 


 
Nueva cantidad

 

 


 
Digite su nueva contraseña
Digite su nueva contraseña

 
Recertificación
Solicitud de reporte
>
Ingrese
Ingrese con el número del documento
de identificación
 
MODIFICACION DE LA SOLICITUD
 

Nombre del evento:
Otras actividades
Descripción:

Ciudad:
Fecha del evento:

Adjunto un documento que certifique la participación
(Formato jpg o pdf)


 
Ingrese
Ingrese con el número del documento
de identificación

Bienvenido a sección - Público

Público / Enfermedades / Cirugía maxilofacial / Trauma facial

Trauma facial

 

1.    ¿Qué es?

El trauma facial involucra las lesiones de tejido blando en la cara y las fracturas de los huesos del macizo facial por diferentes causas: accidentes automovilísticos, agresiones físicas, caídas, accidentes deportivos, heridas por proyectil de arma de fuego entre otras. Suelen ser fracturas desde leves a severas dependiendo de cómo fue el mecanismo del accidente; en accidentes de tránsito encontramos fracturas muy grandes que pueden llegar a involucrar todos los huesos de la cara y en accidentes como caídas desde la propia altura encontraremos principalmente lesiones de la piel y abrasiones en la cara, en heridas de guerra como las generadas por proyectiles de arma de fuego se puede encontrar el compromiso amplio de tejidos blandos y óseos no solo en la cara sino en todo el cuero.  Si se presentan fracturas de los huesos de la cara por lo general requieren un tratamiento quirúrgico que restablece la forma y función normal del hueso en el macizo facial.

2.    ¿Cuáles son los síntomas?

El paciente que ha sufrido un trauma facial por lo general acude a la consulta de urgencias médicas por la presencia inmediata de sangrado, dolor y edema. Al sufrir un trauma facial las heridas en piel son típicas así como el dolor intenso en todos los huesos faciales, la limitación para la apertura oral, el sangrado por la nariz y la presencia de hematomas (morados) en la cara a nivel de los ojos, la nariz, la frente y la mandíbula pueden aparecer de manera inmediata una vez se sufre el golpe. Los síntomas dependen directamente del sitio anatómico donde se sufrió la lesión  así como del mecanismo y la intensidad del mismo, pueden ir desde pérdida del estado de conciencia, dificultad respiratoria, sangrado excesivo por heridas facial hasta pequeños raspones y abrasiones de la cara, en la mayoría de los casos pueden ser notorias las asimetrías de la cara y el hundimiento a nivel de los pómulos, la movilidad del hueso maxilar superior o la pérdida de dientes y lesiones en encía.    

3.    ¿Cómo se diagnostica?

El paciente que sufre un trauma facial debe ingresar inmediatamente por servicio de urgencias médicas para que sea valorado por un otorrinolaringólogo. Se requiere el diligenciamiento de una historia clínica completa donde se relata y se reconstruya la historia del trauma para poder analizar completamente el mecanismo del mismo. Un examen clínico integral con énfasis en los hallazgos faciales debe ser realizado por el otorrinolaringólogo donde se evalúan las heridas faciales, la presencia de fracturas palpables, el grado de compromiso de la vida del paciente por las fracturas entre otras.  Además de esto se hace necesario complementar la evaluación clínica con imágenes diagnosticas que permitan evaluar el estado de los huesos faciales. Las imágenes pueden ser desde radiografías simples de la cara hasta tomografías computarizadas que muestran los huesos de la cara en las tres dimensiones para poder realizar un diagnóstico completo y adecuado. El TAC de cara es el examen de preferencia en el trauma facial porque permite evaluar en un solo examen todos los huesos faciales, realizar una reconstrucción tridimensional que oriente mejor al médico para el diagnóstico y el plan de tratamiento, pero hay que tener en cuenta que es un examen radiológico especializado que no está disponible en cualquier sitio de atención médica

4.    ¿Cómo se trata?

Dependiendo de las características del trauma. Si se presentan solo heridas y lesiones en tejido blando el otorrinolaringólogo debe suturar las heridas y realizar las curaciones de las mismas tratando de restablecer la forma y función de los tejidos, las pérdidas grandes de tejido blando pueden llegar a requerir procedimientos quirúrgicos adicionales. Si se presentan fracturas de los huesos del macizo facial se hace necesaria la realización de una cirugía bajo anestesia general para realizar la reducción de las fracturas y la colocación de una material de osteosíntesis (placas y tornillos) para unir y reconstruir los huesos fracturados. Por lo general el trauma facial es una consulta de urgencia por lo cual el otorrinolaringología determinará si la cirugía se realizará a nivel intrahospitalario o si se puede realizar por consulta externa dependiendo de la severidad de las lesiones y fracturas. Siempre que se presenta una fractura facial con desplazamiento se requiere manejo quirúrgico.   

5.    Recomendaciones

  • Acudir por servicio de urgencias médicas una vez se presente el episodio traumático, lavar las heridas con abundante agua y no realizar remedios caseros ni aplicación de ungüentos en las heridas pues puede ayudar a la sobreinfección

  • En traumas grandes es recomendable no movilizar el cuello del paciente porque se pueden presentar fracturas vertebrales complicadas que podrían empeorar el pronóstico, en estos casos es mejor llamar a un servicio de asistencia paramédica para que movilice y posicione el paciente y realicen el traslado oportuno al servicio de urgencias médicas

  • No subestime un golpe en la región facial, si el mecanismo del golpe fue de alto impacto (fuerza excesiva, caída a velocidad, accidente de tránsito) es indispensable acudir a urgencias médicas para que sea  valorado por un otorrinolaringólogo para que determine diagnóstico, pronóstico y plan de tratamiento

  • Una vez operado, siga al pie de la letra las recomendaciones de su médico, tome la medicación en el horario estricto, acuda a los controles por consulta externa que se hayan programado y comunique oportunamente cualquier cambio notorio posterior a la cirugía.

  • No realice ningún tipo de maniobra para “reacomodar” los huesos que siente qué se fracturaron, especialmente en el caso de lo huesos de la nariz, acuda por urgencias para ser valorado y tratado por un especialista conocedor del tema

  • Consulte siempre un Otorrinolaringólogo certificado por la ACORL.

Bibliografía

  • Fonseca RJ et al. Oral and maxillofacial trauma. Vol. I. 2005.

  • Ellis E, Surgical Approaches  to facial Skeleton. Segunda edición 2005.