Recuperar contraseña

 

 



 
Nueva contraseña

 

 

 


 
Nueva cantidad

 

 


 
Digite su nueva contraseña
Digite su nueva contraseña

 
Recertificación
Solicitud de reporte
>
Ingrese
Ingrese con el número del documento
de identificación
 
MODIFICACION DE LA SOLICITUD
 

Nombre del evento:
Otras actividades
Descripción:

Ciudad:
Fecha del evento:

Adjunto un documento que certifique la participación
(Formato jpg o pdf)


 
Ingrese
Ingrese con el número del documento
de identificación

Bienvenido a sección - Público

Público / Enfermedades / Cirugía plástica facial / Toxina botulínica

Toxina botulínica

1.    ¿Qué es?

Como su nombre lo indica es una toxina que se obtiene de una bacteria llamada Clostrudium botulinum, fue inicialmente utilizada en oftalmología, para el tratamiento del estrabismo y con los años su uso se ha generalizado en el manejo de varias patologías, como los espasmos faciales, laríngeos, sudoración o salivación excesiva, entre otros. Su acción se basa en la parálisis temporal del músculo que está siendo tratado. Existen diferentes tipos de toxina nombrados desde a letra A hasta la G, la que se utiliza para efectos cosméticos es la tipo A y su efecto tiene una duración promedio de 6 meses, es posible ver los resultados 24 a 72 horas después de la aplicación.

 

El uso más popular es en mejorar las arrugas ocasionadas por el envejecimiento o líneas de expresión, paralizando los músculos que las ocasionan, de esta manera se logra una piel con aspecto más liso y joven. Es ideal en el manejo de las arrugas de la frente, el entrecejo y las famosas patas de gallina que se forman al lado de los ojos, menos frecuentemente en el labio superior, mentón y cuello.

 

Es el complemento perfecto de otros tratamientos estéticos como cirugías de rejuvenecimiento o rellenos faciales.

2.    ¿Qué hacer antes del procedimiento?

Es importante que junto con su Otorrinolaringólogo decida que regiones de la cara quiere mejorar, cuáles son las arrugas que desea tratar y si del gustaría mejorar la apariencia de ciertas zonas de la cara como por ejemplo las cejas que pueden ser elevadas de manera discreta con la aplicación de la toxina.

3.    ¿Cómo se hace?

Es un procedimiento que el otorrinolaringólogo puede realizar en su consultorio, primero se realiza una limpieza para eliminar maquillaje o el polvo de la piel.

 

Antes que nada el profesional debe preparar la toxina que se guarda siempre refrigerada y posteriormente diluida para poder realizar la aplicación con las dosis correctas, este es un paso muy cuidadoso, ya que se requieren dosis muy pequeñas para generar la parálisis.

 

Su médico le va a pedir que exagere algunas expresiones faciales como por ejemplo fruncir el ceño o mostrar los dientes para poder identificar los músculos que debe inyectar, por medio de una aguja fina y pequeña, es normal que se requieran varios pinchazos en la misma área, con una pequeña molestia, la aplicación debe ser simétrica para lograr armonía de la cara.

 

4.    ¿Cuáles complicaciones puede tener?

En general es un medicamento muy seguro y que ofrece muy buenos resultados, sin embargo puede tener efectos adversos como dolor y hematomas que van desapareciendo con los días, algunos pacientes han reportado una sensación pseudogripal, se has descrito reacciones alérgicas que son raras.

 

Y las relacionadas directamente con la técnica y el sitio de aplicación, que pueden ocasionar un aspecto poco natural, que finalmente resolverá al terminar el efecto de la toxina algunos meses después. Está contraindicada en pacientes que padecen trastornos neurológicos como Miastenia gravis y tampoco se recomienda en pacientes anticoagulados por la vía de aplicación.

5.    ¿Qué hacer después del procedimiento?

Se recomienda colocación de hielo local o compresas heladas, no debe realiza masaje sobre los sitios de aplicación de la toxina ya que puede desplazar la sustancia paralizante y modificar los resultados esperados, idealmente no exponerse directamente al sol y tampoco hacer gestos exagerados. Su médico debe hacer un control en los 10 días siguientes para observar los resultados y si es necesario hacer algún retoque.

6.    Recomendaciones:

 

  • Recuerde que es un tratamiento temporal que tiene un efecto que varía entre 3 a 6 meses y requiere ser aplicado nuevamente.

  • No se haga falsas expectativas y siempre comunique todas sus dudas al profesional que lo está atendiendo.

  • Siga al pie de la letra las recomendaciones en relación a los cuidados posteriores al procedimiento y asista a los controles programados.

  • Consulte siempre a un Otorrinolaringólogo certificado por la ACORL.

 

Bibliografía:

 

  • Dayan SH. Complications from toxins and fillers in the dermatology clinic: recognition, prevention, and treatment, Facial Plast Surg Clin North Am. 2013 Nov Flynn TC, Advances in the use of botulinum neurotoxins in facial esthetics, J Cosmet Dermatol. 2012 Mar